TAQUILLAS SOLIDARIAS
 Montreuil, France

 

CONTEXTO DE LA INICIATIVA

El proyecto de las Taquillas Solidarias nació en Lisboa de las conversaciones entre las personas voluntarias de la ACA con personas sin hogar. Constatamos que las personas que libran una lucha diaria para que no se les robe el dinero, los documentos, la ropa, pero también los objetos de valor sentimental, necesitan un lugar seguro para guardar sus efectos personales. «En la calle no existe la confianza. Te las tienes que apañar como puedas, en cualquier lugar». Confianza es justamente lo que les aportan las taquillas solidarias a las personas sin hogar.

Después de un largo trabajo de diseño realizado con una empresa local, instalamos las primeras taquillas solidarias en Lisboa en el año 2015. En 2018 propusimos sesenta taquillas a personas sin hogar, que aceptaron firmar un contrato que establecía una cita semanal obligatoria con un trabajador social. Los resultados son impresionantes: más de dos tercios de las personas que salieron del proyecto han logrado encontrar un empleo, una vivienda, un centro de desintoxicación o una comunidad de inserción.

En Francia, es Emmaüs Alternatives quien tuvo la idea de poner taquillas solidarias a disposición de las personas sin hogar. En colaboración con la ciudad de Montreuil, cerca de París, y con la asociación portuguesa ACA, se instalaron doce taquillas en octubre de 2018 y otras doce en noviembre de 2020.

Con toda su sencillez y el impacto positivo inmediato que lo caracteriza, este proyecto se suma a las acciones que lleva a cabo Emmaüs Alternatives desde 1991 para acompañar a las personas sin hogar o muy excluidas del mercado laboral hacia el acceso a los derechos y al empleo.

Lejos de condenar a las personas a una vida sin hogar, este proyecto es un nuevo mecanismo de reinserción orientado a las personas más excluidas de la sociedad. Aunque las taquillas solidarias responden a una necesidad fundamental concreta, el trabajo de acompañamiento social y el vínculo social que se genera en torno al acceso a las taquillas son esenciales para construir un camino de salida progresiva de la calle para las personas sin hogar.

ACTIVIDADES LLEVADAS A CABO EN EL MARCO DE LA INICIATIVA

Identificación del público
La identificación de las personas beneficiarias se realiza durante los desplazamientos de la trabajadora social a la localidad en cuestión. Hay gente que acude por propia iniciativa.

Servicios ofrecidos
• Una taquilla que permite a la persona beneficiaria guardar sus efectos personales. Cada beneficiario/a recibe una llave que le permite acceder a sus pertenencias en cualquier momento del día y de la semana.
• La o el trabajador/a social en cuestión acompaña a la persona beneficiaria y fijan una cita por semana para realizar los trámites de inserción. Este compromiso a acudir a la cita e iniciar los trámites se formaliza mediante un contrato que la persona beneficiaria firma cuando se le entrega la llave de la taquilla.

Empadronamiento: Hemos decidido no empadronar por defecto a todas las personas beneficiarias con la dirección de nuestra asociación, sino orientarlas hacia el Centro Municipal de Acción Social de Montreuil para mantener el vínculo con los servicios de derecho general. En total hemos efectuado siete empadronamientos.

Apoyo administrativo: Al entrar en el proyecto, las personas beneficiarias de las taquillas llevan viviendo en la calle meses, incluso años, y ya no realizan ningún trámite administrativo. Tampoco acuden a las entidades de acompañamiento.

El acompañamiento administrativo que les ofrecemos tiene que permitirles recuperar la confianza y aceptar iniciar, con nuestra ayuda, trámites administrativos (documentos de identidad, obtención de tarjeta sanitaria, etc.)

Acompañamiento en materia de salud: Para siete de las personas beneficiarias fue necesario un acompañamiento en materia de salud antes de realizar cualquier otro trámite de inserción. Este proceso se llevó a cabo sistemáticamente mediante acompañamientos físicos a citas médicas y servicios especializados en adicciones. También realizamos trámites para facilitarles el acceso al sistema sanitario.

Búsqueda de alojamiento: Nuestra acción consistió en redactar fichas de entrevista y evaluación (para 13 personas beneficiarias) y llamar al número 115 (para 11 personas). La mayoría de las personas acompañadas no desean que iniciemos una búsqueda de alojamiento porque les preocupa las posibles condiciones de alojamiento (alojamiento colectivo, obligación de salir a la calle por la mañana, etc.).

Notificación durante las rondas de asistencia: Durante el confinamiento, el trabajador social realizó tres notificaciones a los Equipos Móviles de Ayuda (REMA) mediante las fichas de notificación específicas disponibles para los servicios colaboradores del número 115 y el Servicio Integral de Acogida y Orientación (SIAO). Así, estos equipos pudieron ayudar a las personas beneficiarias de las taquillas (distribución de alimentos, de ropa, vínculo social) que se encontraban en una situación muy precaria debido al cierre de las entidades a las que acudían hasta entonces, sobre todo por la noche.

Ayuda alimentaria: Intervenimos para siete usuarios que expresaron la necesidad de recibir ayuda alimentaria, bien mediante la distribución de paquetes de alimentos cada viernes en la sede de la asociación, bien orientádolas hacia los restaurantes sociales «Restos du Cœur».

Ayuda vestimentaria y material: Todas las personas beneficiarias recibieron bonos que les permitían escoger ropa adaptada a sus necesidades y a la temporada en una de nuestras tiendas de ropa. A siete de estas personas también les entregamos materiales (sacos de dormir y mantas) para intentar mejorar sus condiciones de vida en la calle.

Ayuda para la inserción laboral: cuatro personas declaran ejercer una actividad profesional (una persona con contrato indefinido a media jornada, dos personas con contrato temporal, y una persona en un proyecto de inserción laboral). Una persona fue orientada hacia nuestro proyecto de inserción como voluntaria.

Ayuda económica: A veces tenemos que aportar ayuda económica a los usuarios sin recursos, para mejorar su vida diaria (cobertura de las tasas de renovación del documento de identidad y cursos de francés).

Final del acompañamiento

Sra. M: La Sra. M logró salirse del proyecto con una solución personal y un empleo con contrato indefinido. Su situación sigue siendo precaria, ya que el acceso a una vivienda autónoma es imposible mientras no inicie un trámite de divorcio.
Duración del acompañamiento: 14 meses

Señor N: El Sr. N nunca participó al proyecto. Él solo quería poder guardar sus pertenencias a salvo. Rechazó cualquier discusión con el trabajador social. Tuvimos que poner fin a la prestación.
Duración del acompañamiento: 10 meses

Señor E: El Sr. E era una persona muy autónoma, que apeló muy poco al trabajador social. Durante todo el periodo de acompañamiento nos habló de sus numerosos proyectos que podía llevar a cabo solo. Encontró un empleo, que perdió después de dos meses. Poco después lo echaron de su vivienda (una okupa) y es entonces cuando apeló al trabajador social. Enseguida se negó de nuevo a seguir todas las propuestas de acompañamiento. Empezó a insultar y a amenazar. Acabó vaciando él mismo su taquilla.
Duración del acompañamiento: 14 meses

Señor C: El Sr. C pidió desde el prinicpio y durante toda la duración del acompañámiento encontrar una vivienda y buscar un trabajo. Así, el acompañamiento se orientó hacia la búqueda de una vivienda, intentando vencer los obstáculos a largo plazo (duplicado del permiso de residencia, cuidados psicológicos) que ralentizaban la realización de su proyecto. Pusimos fin a este acompañamiento debido al encarcelamiento de larga duración del Sr. C. Duración del acompañamiento: 17 meses

Señor Y: El acompañamiento del Sr. Y se centró principalmente en el acceso a su derecho a percibir la Renta Solidaria Activa (RSA) y tratamiento médico por su estado de salud frágil. No expresó la voluntad de dejar de vivir en la calle ni de encontrar un trabajo. Nos devolvió la llave de común acuerdo. Actualmente se aloja de vez en cuando en casa de sus hermanos y sigue recibiendo tratamiento médico.
Duración del acompañamiento: 15 meses

La duración media del acompañamiento de las personas beneficiarias ha sido de 14 meses.

¿QUIÉN ESTÁ IMPLICADO EN NUESTRO GRUPO?

Un trabajador social, dotado de material informático portátil para poder efectuar los trámites en la calle (teléfono, ordenador, conexión a internet).

Cuenta con el acompañamiento profesional de la directora del dpto. de Acción Social y Vivienda, también encargada del desarrollo y mantenimiento de este proyecto.

¿CON QUÉ COLABORADORES SE LLEVA A CABO LA INICIATIVA?

La colaboración es un elemento fundamental del acompañamiento que ofrecemos con este proyecto. Los problemas que requieren acompañamiento necesitan la colaboración con socios cercanos (que operan en su mayoría en el territorio de la ciudad de Montreuil).

Nuestros principales colaboradores externos:
– Los servicios de la ciudad de Montreuil
– El Centro Municipal de Acción Social (CCAS) de Montreuil
– El servicio permanente de acceso a la atención sanitaria del ambulatorio Centro Hospitalario Intermunicipal André Grégoire.
– La asociación de Prevención de Riesgos Orientación Social Intercambio de Jeringuillas (PROSES)
– El Centro de Acogida y Acompañamiento para la Reducción de Riesgos para Usuarios de Drogas (CAARUD )
– La Caisse primaire d'assurance maladie (CPAM - organismo francés que gestiona el acceso a la salud)
– La Caja de Ayuda Familial (CAF)
– La Oficina de Empleo
– Capass Cite (asociación de acompañamiento específico)
– Bol d’air
– La Boussole
– Les Maraudes 115
– La asistente social de la comisaría de Montreuil

Colaboración interna:
– Recepción diurna (refrigerios, ducha, empadronamiento)
– Servicio de referencia para la obtención de la Renta de Solidaridad Activa

Características generales de las personas que acogemos

Todas las personas viven en situación de aislamiento; tres de ellas tienen hijos que no están a su cargo.

Duración del tiempo de vida en la calle antes de entrar en el proyecto

La mayoría de las personas acompañadas tienen una trayectoria larga de vida en la calle.

Motivos para encontrarse en la calle (en número de beneficiarios)

Constatamos que en la vida de todas las personas beneficiarias hubo un evento que las propulsó a la vida en la calle: ruptura o pérdida de elementos estructurales de su vida, que han desencadenado la pérdida de referentes y de un hogar.

Al entrar en el proyecto, todas las personas viven en la calle o en un refugio improvisado en un radio de 2 km de las taquillas.

De las 16 personas, 6 poseen un documento nacional de identidad, 4 no lo tienen y 2 tienen un permiso de residencia. Una persona tenía que renovar su permiso de residencia.

Tres personas beneficiarias se encuentran en situación irregular en el territorio francés, algunas de ellas desde hace muchos años.

Recursos antes de entrar en el proyecto

Cuatro personas ejercen una actividad profesional.

Derecho a la salud

Al entrar en el proyecto, 3 personas no tenían acceso a la salud Las otras 13 personas tenían la documentación de acceso o se la estaban renovando.

Solicitudes de acompañamiento formuladas durante la entrevista de evaluación (en número de beneficiarios)

*Cimade, asistencia jurídica, dirección de finanzas públicas

Constatamos que las principales solicitudes giran en torno a la escucha y al acceso a los derechos básicos. La falta de vivienda es un problema poco expresado en las primeras entrevistas, a pesar de la situación de vida en la calle.

PERSPECTIVAS

El equipo ha sabido destacar el interés que presentan las taquillas solidarias para todas las personas sin hogar. Emaús Alternatives acaba de recibir una subvención de 255 000 euros para desarrollar su dispositivo en toda Francia. Este importe se entrega a la asociación en el marco de una convocatoria a proyectos de la Fundación “La France s’engage” (Francia se implica), creada por el antiguo presidente de la República Francesa François Hollande.

La asociación pretende dirigirse a ciudades de más de 100 000 habitantes, donde se han presentado propuestas de proyectos solidarios para personas sin hogar, en el marco de los presupuestos participativos de las ciudades. Igualmente, pretende apoyarse en las asociaciones de las localidades en cuestión para asegurar el acompañamiento social de las personas beneficiarias.

Emmaüs Alternatives contrató a una persona encargada de desarrollo en enero de 2021, con el objetivo de implementarse en catorce ciudades francesas. Estamos preparando con la ciudad de París la instalación de 24 taquillas, de las cuales 12 se instalarán a partir de 2021 en la esplanada del Centro Georges Pompidou. Otras 12 se instalarán también en Clermont-Ferrand a mediados de marzo 2021.

Objetivo para 2023: «Crear una red de taquillas solidarias para compartir buenas prácticas. Por ejemplo, para que los trabajadores sociales no se sientan solos».

COMPARTIR LOS AVANCES Y LOS LOGROS OBTENIDOS CON LA INICIATIVA

Octubre 2018: instalación de las 12 taquillas solidarias en Montreuil
Entre el 15 de octubre 2018 y el 30 de septiembre de 2020, 16 personas pudieron beneficiar de una taquilla.

Noviembre 2020: instalación de 12 taquillas solidarias nuevas en Montreuil

La ciudad de Montreuil cuenta ahora con 24 taquillas solidarias. Gracias a este proyecto, nueve de las doce primeras personas beneficiarias, que ya no tenían papeles ni cobertura sanitaria, han recuperado su documento de identidad y cuentan ahora con la Cobertura Sanitaria Universal (CMU).

¿ALGO QUE AÑADIR SOBRE LA INICIATIVA?

Impacto fuera:

Galardón 2020 de la Fundación «La France s'engage»

Periódico «Le Parisien» 30/11/2020 Montreuil: taquillas y una mano amiga a disposición de las personas sin hogar, gracias a Emaús

France Inter – 08/12
 https://www.franceinter.fr/emissions/l-esprit-d-initiative/l-esprit-d-initiative-08-decembre-2020 

 https://www.facebook.com/696406383760199/videos/1055634431574715 


Camino a la autonomía

Situación al entrar en el proyecto: El Sr. K, de 39 años, entró en el proyecto de las taquillas solidarias en abril de 2019. Se encontraba en situación de calle y sin vínculo social desde hace varios años. Se refiere a los vínculos familiares como inexistentes. Antes de hallarse en la calle de forma permanente en 2016, vivió 4 años en centros de alojamiento. Al llegar al proyecto, su situación social y administrativa ya no estaba al día. Ya no tenía documento de identidad, había perdido su derecho a la renta solidaria activa, no sabía que tenía acceso a la salud mediante el seguro complementario de solidaridad y que podía beneficiar de una Tarjeta Solidaria de Transporte. No estaba registrado en la oficina de empleo. Decía que para él era complicado iniciar cualquier tramite administrativo. Otro obstáculo importante que mencionó es la dificultad de conservar sus pertenencias y documentos administrativos (pérdida y robo).

Acompañamiento y acciones realizadas:

El hecho de poder guardar sus efectos personales en la taquilla fue un alivio para él. Expresó sentirse más ligero desde que tiene una taquilla. La flexibilidad del proyecto nos permitió verlo a menudo en contextos informales (sin cita prefijada). Lo vimos o charlamos con él al lado de las taquillas, tomando un café o en horarios laborales cuando venía a ducharse. Poco a poco se fue creando una relación de confianza. El primer tramite fue acompañarlo físicamente a distintos lugares para renovar su documento de identidad (foto, compra de sello fiscal gracias a un avance de la asociación reembolsable, cita en el registro civil. Desde que obtuvo su documento de identidad, apeló al trabajador social para iniciar otros trámites administrativos. Aceptó que lo inscribiéramos en el Servicio Integral de Acogida y Orientación para obtener un alojamiento. Empezó a ser un poco más activo. También nos habló de las dificultades que tenía con su banco, así que el trabajador social fue con él a la oficina. Se realizó un cambio de agencia, obtuvo su extracto de identidad bancaria y así pudo pedir una tarjeta para retirar dinero. Una vez regularizada su situación bancaria, pudo realizar su solicitud de renta solidaria activa con el servicio específico de Emaús Alternatives. Otro aspecto importante fue su situación con respecto a la seguridad social. Pensaba que no tenía ningún acceso a ella, no iba nunca al médico ni a urgencias, a pesar de que, en su estado de salud, era necesario. Lo acompañamos a la CPAM, se pudo conectar a su cuenta AMELI (seguro médico en línea) y comprobar que tenía acceso a los servicios médicos. Pidió cita con un dentista y con un médico para curarse las heridas derivadas de numerosas agresiones.

Durante el confinamiento, el trabajador social lo perdió de vista, ya no estaba en el lugar habitual (okupa en un aparcamiento de Montreuil). En sus salidas diarias, el trabajador social acabó dando con el Sr. K., quien expresó su falta de motivación debido al contexto sanitario y su sentimiento de soledad y exclusión. Se le informó de que podía ducharse y comer algo en un polideportivo abierto por la ciudad de Montreuil, a través del proyecto abierto y gestionado por Emaús Alternatives. Aceptó acudir y así se volvió a establecer el vínculo. Después del verano, el Sr. K. dijo que tenía ganas de volver a trabajar (durante los 4 años que vivió en centros de acogida, siempre trabajó), mencionando no obstante la dificultad de vivir en la calle y poder cumplir los horarios de trabajo. Le propusimos entrar en el proyecto Premières Heures (trabajo por horas y gradual). Aceptó. Antes de empezar, tuvo que enviar su candidatura, reunir toda la documentación necesaria y redactar un CV. Empezó a trabajar el 5 de noviembre 2020, cuatro horas por semana.

Conclusión

Hoy por hoy, el Sr. K. está deseando trabajar, aunque reconoce tener miedo de reanudar una actividad profesional por miedo a no lograr cumplir los horarios y respetar el marco profesional. Su objetivo es ir avanzando con su inserción profesional y acceder a una vivienda autónoma.


De la taquilla a la confianza

Situación al entrar en el proyecto: Sra. B, de 45 años, entró en el proyecto de las taquillas solidarias el 28 de enero 2020. Tras ser expulsada de su apartamento, acabó viviendo en la calle. La expulsión se produjo por el comportamiento de las personas a las que alojaba (problemas en el vecindario). Su estado mental y sus adicciones no le permitieron gestionar la situación, que se deterioró enseguida. Así es como acabó sola, en la calle, furiosa y con un subsidio para adultos con discapacidad como única fuente de ingresos. Sus vínculos con su familia son muy complicados y poco fiables. Declara que trabajó para el ayuntamiento de Montreuil, pero actualmente lleva varios años sin trabajar. Al llegar al proyecto la Sra. B. estaba muy furiosa, triste y a menudo en estado de ebriedad, y decía que tenía la impresión de que nunca la escuchaban.

Acompañamiento y acciones realizadas: La primera etapa fue firmar el contrato y entregarle la llave de la taquilla. Fue un momento importante para ella. Nos agradeció la confianza que depositábamos en ella. La confianza y la escucha le permitieron, con el tiempo, expresar sus expectativas: dejar de beber, dejar de sufrir, recuperar su vida de antes. La primera acción fue clasificar sus papeles. Esto le permitió organizarse un poco y tener mayor claridad. La empadronamos en la sede de Emaús Alternatives. Esto facilitó la centralización de todos los trámites y evitó la dispersión administrativa. Igualmente, permitió asegurarse de que recuperara el acceso a sus derechos básicos. El acompañamiento diario y la disponibilidad del trabajador social le permitieron con el tiempo encontrar la escucha que tanto le faltaba y crear una relación de confianza. Consiguió expresar el sufrimiento que le provocaban sus adicciones. Así es como abordamos la posibilidad de una desintoxicación. Al cabo de unas semanas, ella mismo pidió empezar una cura. Para ello, tuvo que redactar cartas de motivación y contar su historia. Esta tarea le supuso un gran esfuerzo. Encontró la motivación y la energía para realizar las pruebas médicas obligatorias. El trabajador social estuvo a su lado en las distintas citas médicas. En agosto de 2020 entró en el hospital para realizar la cura, por un periodo de dos semanas y media. Después de la cura, presentamos dos solicitudes para entrar en una comunidad terapéutica, una en la región de París y otra fuera de la capital. Tras varias entrevistas, se le negó la entrada en una comunidad terapéutica. Pasó demasiado tiempo entre la salida del hospital y la posibilidad de entrar en una comunidad terapéutica. La Sra. B empezó de nuevo a beber. Su estado ya no era compatible con estas entidades.

Conclusión: Tras haber hablado con el trabajador social de las comunidades terapéuticas, se acordó recomenzar todo el proceso, esta vez anticipando la etapa después de la cura: la Sra. B no empezará otra cura hasta que no tenga un lugar al que acudir justo después. Tendremos que trabajar con entidades de tipo Intermezzo (servicio de acogida urgente y de transición para personas que padecen adicción, desintoxicadas o abstinentes o desintoxicadas y en tratamiento de substitución) o con una comunidad terapéutica antes de iniciar la cura. Actualmente, la Sra. B está en una nueva dinámica y logra proyectarse al futuro. Aunque es un estado frágil, ahora se atreve a confiar. Nos dice que contar con nuestro acompañamiento le ayuda a no bajar los brazos. Estamos continuando con los trámites de desintoxicación. La Sra. B incluso contempla una inserción profesional.

¿CUÁLES SON NUESTRAS PERSPECTIVAS?

Ya en 2018 identificamos necesidades, sobre todo en materia de personal, para permitirnos desarrollar el proyecto a nivel nacional. La obtención del premio de la Fundación «La France s’engage» nos ha permitido responder a esta necesidad.

Saber de esta iniciativa

 1895


Las iniciativas de este grupo

RESPONSABLES DE LA INICIATIVA

Marie Hélène LE NEDIC
Directrice du pôle Action Sociale et Hébergement
Chef de projet "Casiers solidaires"


UIÓN

Montreuil, France

Iniciativas parecidas

Vesti'bus

 Grenoble, France

OPERACIÓN MOCHILA

 Gloucestershire, Royaume-Uni

Comentarios

Tus comentarios