Tras la cárcel, la vida en la granja
 Coucy-le-Château-Auffrique, France

 

CONTEXTO DE LA INICIATIVA

La ley penitenciaria francesa estipula que la sanción penal debe perseguir la inserción o reinserción de las personas que han cometido una infracción. No obstante, los estudios muestran que el 60% de los condenados a penas de cárcel reinciden antes de cinco años, por falta de un acompañamiento social adecuado. En las cárceles hay masificación, violencia, alteraciones de la salud física y mental… Las condiciones de encarcelamiento no permiten que se prepare la salida y agravan el riesgo de reincidencia.
Convencidos profundamente de que todo ser humano puede mejorar y reconstruirse mediante el trabajo, Jaques Pluvinage y Claude Naudin fundaron, en 1990, la granja de Moyembrie para atenuar los efectos desocializadores de la cárcel y preparar la reintegración de la persona en la sociedad.

ACTIVIDADES LLEVADAS A CABO EN EL MARCO DE LA INICIATIVA

La Granja de Moyembrie se encuentra en la aldea de Coucy-le-Château, en el departamento de Aisne. Es una asociación que se dedica a acoger y acompañar a personas que desean reconstruirse y volver a levantar un proyecto de vida tras haber vivido una fractura en sus vidas, en la mayor parte de los casos por haber pasado por la cárcel.
Se trata de un taller y centro de inserción concertado con el Estado, un lugar único de acogida de personas que siguen bajo custodia de la Justicia, en el último tramo de sus condenas (en régimen abierto). Es un lugar de inserción social y profesional de estas personas a través de una actividad: la horticultura ecológica.
La granja alberga a un promedio de cincuenta «residentes» al año, siendo de siete meses la duración media de las estancias. Los momentos de vida en común tienen un papel primordial a la hora de volver a aprender cómo vivir en sociedad y prepararse para la salida. Este original sistema ya ha demostrado dar buenos y reconocidos resultados en términos de reinserción.

¿QUIÉN ESTÁ IMPLICADO EN NUESTRO GRUPO?

La granja recibe a unos cincuenta residentes al año, y cuenta con siete empleados y unos cincuenta voluntarios, más los numerosos miembros de la red de distribución, que apoyan como consumidores este proyecto de agricultura tradicional.

Además, a la granja vienen de manera regular personas del exterior, ya sean voluntarios, personas encargadas de proyectos, profesionales de la Justicia, periodistas…

¿CON QUÉ COLABORADORES SE LLEVA A CABO LA INICIATIVA?

La red Emaús (recibimos apoyo de la rama de economía solidaria e inserción) y muchos intercambios con las comunidades de los alrededores.

Las fundaciones que financian el proyecto (Avise, Macif y Fondation de France).

La Dirrecte (Dirección Regional de las Empresas, la Competencia, el Consumo, el Trabajo y el Empleo), por lo que respecta a nuestro convenio como centro de inserción.

La Justicia y la administración penitenciaria.

La alcaldía de Coucy-le-Château.

Es una auténtica granja que reparte cada semana sus productos a las redes de consumo conocidas en Francia como AMAP (Asociación por el Mantenimiento de una Agricultura Campesina). Hablamos de unas cien canastas (¡100% ecológicas!), huevos, queso de cabra, pollos...
Volver a tener ciertos horarios fijos, trabajar junto a otras personas, asumir responsabilidades… Son muchos los beneficios de la actividad en la granja, y facilitan el que cada quien encuentre su lugar y su ritmo.

En paralelo, los residentes de la granja reciben el apoyo del equipo de empleados y de los voluntarios de la asociación a la hora de construir sus proyectos para el futuro. Desde obtener el permiso de conducir hasta buscar vivienda, pasando por capacitaciones o la preparación para entrevistas de trabajo… Todo esto no es precisamente un camino de rosas, y es importante tomar el tiempo necesario para construir una nueva vida.

Al estar homologada como centro de inserción, la granja también puede contratar a personas que, aunque libres, están demasiado alejadas del mercado laboral convencional. Esta es una buena manera de crear equilibrio dentro del equipo y dar perspectivas a los recién llegados. Durante unos meses, la vida en la granja ofrece a los residentes la oportunidad de retomar las riendas de la propia vida y trazar proyectos que les ayuden a evitar volver a la casilla de salida que supondría la cárcel.

PERSPECTIVAS

El organismo que gestiona la Granja de Moyembrie se unió al movimiento Emaús en 2009. El proyecto de la granja participa de la lucha contra la exclusión, y su modelo económico se incluye en el desarrollo de una economía ética, solidaria y respetuosa con el medio ambiente, pues se practican la horticultura y la cría de animales según las exigencias de la agricultura y ganadería ecológicas.

COMPARTIR LOS AVANCES Y LOS LOGROS OBTENIDOS CON LA INICIATIVA

En 2015, acogimos a 54 personas. El centro de inserción arroja un índice de salidas positivas de un 57%, lo cual quiere decir salidas que desembocan en empleo o en formación. Además, se buscan soluciones de vivienda para la salida de cada residente.

¿ALGO QUE AÑADIR SOBRE LA INICIATIVA?

La película documental A l’air libre («Al aire libre»), de Samuel Gauthier y Nicolas Ferran:
 https://www.alairlibre-lefilm.com 

Reportaje televisivo en la cadena France2:



Reportaje FR3


Reportaje RFI
 http://www.rfi.fr/emission/20180213-france-moyembrie-ferme-detenus-reinsertion-travail-maraichage-chevres-fromages 

¿CUÁLES SON NUESTRAS PERSPECTIVAS?

Saber de esta iniciativa

 149442


Las iniciativas de este grupo

RESPONSABLES DE LA INICIATIVA

Eric de Villeroché - Presidente


UIÓN

Coucy-le-Château-Auffrique, France

Iniciativas

Comentarios

Tus comentarios